Ahorrar batería Samsung Galaxy S3

Uno de los principales inconvenientes de todos los smartphones actuales es la duración de la batería. Y en este sentido, el Samsung Galaxy S3 no iba a ser menos.

El nuevo buque insignia de la coreana llega equipado con una batería de iones de litio de 2.100 miliamperios, una cantidad lo suficientemente amplia como para otorgar a este dispositivo una autonomía más o menos asequible. Hay que tener en cuenta, además, que según Samsung el procesador Exynos 4 Quad de cuatro núcleos es más potente que los presentados anteriormente, pero consume un 20% menos de energía.

No obstante, la durabilidad de la batería puede jugarnos una mala pasada. No hay que olvidar, en este caso, que algunas funciones pueden consumir – más que otras – la energía del aparato y provocar que éste se quede sin funcionar, justo cuando más lo necesitamos. Existen algunos trucos que nos permitirán ahorrar bloques importantes de batería, aunque sea reduciendo o desactivando algunas funciones que no nos resulten eminentemente necesarias.

1) Desactiva las conexiones inalámbricas. Si sabes que no vas a tener que utilizar la conectividad de tu teléfono, una buena opción para ahorrar batería será desactivar las conexiones inalámbricas, principales consumidoras de la energía del aparato.

Para ello, tendrás que dirigirte al apartado Ajustes, en el que tienes la opción de elegir si quieres tener activada la conexión 3G, por ejemplo, para conectarnos a GPRS y navegar más lentamente, si no tienes ninguna prisa.

De esta manera, podrás conectarte a tus redes sociales favoritas, descargar el correo electrónico o navegar entre páginas de una manera bastante ágil, sin llegar a la velocidad que puede llegar a ofrecernos el 3G.

Lo mismo ocurre con la conexión Wifi. Si el dispositivo está continuamente buscando las redes Wifi disponibles, el consumo de energía será elevadísimo. Dentro de los Ajustes Wifi, encontrarás una opción que te permitirá prescindir de este servicio para poder activarlo solo cuando tú lo necesites.

2) Desactiva el Bluetooth y el GPS. Se trata de una solución para momentos de emergencia, teniendo en cuenta la utilización que hace el usuario de cada una de las funciones del Samsung Galaxy S3. El Bluetooth también consume mucha energía y el GPS, otra cantidad bastante relevante. Si no los necesitas, puedes prescindir de estas herramientas configurando su desactivación a través del mismo apartado de Ajustes.

3) Reduce el brillo de la pantalla. Es otra de las funciones que más energía consume, de manera que si no te importa hacer rendir tu pantalla Super AMOLED al máximo, tendrás la opción de reducir y personalizar esta herramienta para aprovechar un buen rato más de autonomía. De hecho, hay una actualización simple que instala el control de brillo en la barra de notificaciones del dispositivo. Se trata de una útil herramienta para aquellos que quieren reducir considerablemente el consumo de energía de su Samsung Galaxy S3.

Cualquier cambio o reducción de las funciones del Samsung Galaxy S3 supondrá un ahorro (aunque sea mínimo) de energía en nuestro dispositivo. De esta manera, podrás realizar esa llamada de última hora o disfrutar de tu teléfono en el autobús, justo antes de llegar a casa. Si no vas a utilizar las conexiones, también puedes poner el teléfono en Modo Avión o incluso desactivar sonidos innecesarios.