Arranque limpio del Sistema

Arranque limpio del sistema Temporal
Por regla general, Windows reinicia el sistema en un estado similar al que quedó cuando lo dejamos por última vez, con las mismas ventanas que se nos hubiera quedado abiertas y lanzando las aplicaciones que se encuentran almacenadas en la carpeta de Inicio.

Si lo que pretendemos es que se produzca un arranque Limpio, es decir, con todas las carpetas cerradas e ignorando los programas de la carpeta de Inicio, basta con pulsar la tecla Mayús cuando el fondo del escritorio comience a cargarse (o, para ser más exactos, cuando se sienta el habitual pitido de arranque).

Un arranque Limpio del sistema Permanente
Si el anterior truco se piensa usar repetidamente, aquí tienes la solución:

Para que el comportamiento antes descrito sea por defecto de nuestro sistema operativo, tendremos que recurrir al Editor de políticas del sistemapoledit.exe, que previamente habremos instalado en nuestro sistema.

Para ello, bastará con ejecutarlo y esperar que nos solicite el nombre de un fichero de plantilla, indicándole entonces el archivo admin.adm, que se encuentra en la carpeta de Windows.

Como siguiente paso escogeremos la opción de Abrir registro desde el menú Archivo, pulsamos dos veces sobre el icono de usuario local y abriremos la clave correspondiente a LOCAL_USER\SHELL\RESTRICTIONS, activando la casilla de verificación de Esconder todos los elementos del escritorio.

Para finalizar, guardaremos los cambios, pulsando en cualquier punto del escritorio y pulsamos también la tecla F5 para que se refresque la pantalla.