Configurar rendimiento en Windows XP

A Windows XP lo podemos configurar para hacerlo más liviano y ligero, claro está que con ello perderá todo lo bonito y lo que lo hace agradable a la vista.

Vete a Inicio->Panel de control->Sistema->Pestaña Opciones avanzadas->Rendimiento (Botón Configuración)->Efectos visuales: Señala Ajustar para obtener el mejor rendimiento.

Configurar rendimiento en Windows XP

Ahora nos vamos a Inicio->Panel de control->Herramientas administrativas->Servicios. Buscamos Temas y lo deshabilitamos, doble clic, y en Tipo de inicio elegimos: Deshabilitado

Por último Inicio->Ejecutar->msconfig->Pestaña Inicio y desmarcamos todos los programas que nos arrancan con el equipo y no sean imprescindibles, ya que lo único que suelen hacer es consumir recursos innecesarios (normalmente con dejar los de seguridad es suficiente: antivirus, firewall, etc)

Comprobarás que es más “feo”, pero también mucho más suelto y rápido.