Crack

Activar software gratuitamente

Para prevenir la instalación del software sin autorización, así como su correspondiente utilización, a menudo se emplean claves únicas para cada programa que no se pueden violar usando un keygen normal (claves de activación). Para evitar esta limitación, los crackers modifican el programa en si para que una clave falsa pueda ser utilizada, o simplemente se omita el paso de verificación y el software quede completamente activado y listo para usar. Esta clase de crack hace creer al programa que existe un funcionamiento correcto en el sistema antipirateria cuando en verdad no es así.

Normalmente es el archivo más importante del programa (fichero principal ejecutable) es el que previene la utilización de forma ilegal de cracks, aunque la protección puede estar aplicada en varios archivos. Al sustituir estos por versiones modificadas se logra eludir esa protección.

Los desarrolladores de software han creado nuevos sistemas para comprobar la integridad de los archivos e impedir la piratería. Pese a ello, muchos programadores logran evadir la protección anti-cracking.

Autenticar software fraudulento

También se utiliza para impedir que un software instalado ilegalmente sea detectado como fraudulento. El principal ejemplo son los archivos de autentificación de Windows o WGA, los cuales detectan si el Windows es legal o ilegal y dan una alarma al usuario. Estos archivos pueden reemplazarle por unos previamente alterados y dar el mensaje al servidor de Microsoft de que la copia de Windows es original.

Liberar limitaciones o periodos de prueba

Debido al crecimiento de la industria del software, es habitual la distribución de versiones de prueba (shareware) que permiten su uso por tiempo limitado y/o con funcionalidad reducida, dando la posibilidad de comprar el programa completo y así desbloquear sus funciones. Aplicado sobre estas versiones, el crack elimina los límites impuestos por el fabricante.

Distribución

La distribución de cracks, números de serie (serials) y keygen se realiza tanto a través de redes P2P a nivel mundial, como por vía web (mediante descargas directas) o grupos de noticias. Algunos de estos cracks pueden ser en realidad software malintencionado que puede incorporar vulnerabilidades al programa original o contener virus o troyanos camuflados, lo cual puede provocar serios daños a un computador, hasta que incluso también puede convertir un computador en parte de una botnet.

Aun así, es frecuente que los antivirus detecten un crack como malware sin que este lo sea puesto que es un programa destinado a realizar cambios en el software de otro creador.

Existe mucho software libre que cumple muy bien con el cometido para un usuario normal, por poneros unos ejemplos para Microsoft Office tenemos Open Office.org, para Adobe Dreamweaver disponemos de Kompozer, en cuanto a diseño gráfico para Adobe Photoshop disponemos de Gimp y para nuestras grabaciones en vez de Nero disponemos de CDBurnerXP Pro.

Estos son solo unos pequeños ejemplos de cómo buscando por la red puedes evitar el software propietario y evitar tener que buscar cracks, keygens, etc si no te es accesible el pago de dicho software.

Un saludo