El fraude en las ofertas de trabajo

Kbite

Aprender y compartir
Administrador
El fraude en las ofertas de trabajo.

No es nuevo y siguen siendo más que chapuceros, pero sin embargo ahora están aumentando su frecuencia y ya nos han llegado casos de muchos conocidos a nuestro alrededor que, apremiados por la crisis, el paro y la necesidad de conseguir ingresos rápidos y fáciles se han creído lo que probablemente en otras circunstancias nadie se creería. Además, los estafadores online han diversificado las vías de captación de potenciales víctimas, porque quizá nadie se esperaría encontrar un timo de estas características en un portal de empleo, pero lamentablemente es así, sobre todo en aquellos en los que poner los anuncios por parte de las “empresas” es totalmente gratuito.

Entendemos que la situación de algúnos de los que pican pueda ser desesperada, pero hay que tener mucha precaución sobre todo para no verse metido en un lío gordo, dar más datos nuestros de la cuenta o incurrir en gastos innecesarios que nunca se justifican y que, por supuesto, no recuperaremos jamás. Veamos algúnos ejemplos:

1. El clásico chollo: el trabajo de tu vida por un sueldazo y sin moverte de casa. El teletrabajo es una opción en alza, pero nadie regala duros a pesetas. En la mayoría de las ocasiones, dicho trabajo obliga a la compra de un material por adelantado o el ingreso de un dinero para poder empezar a operar. Si este es el caso, desconfía automáticamente.

2. Los muleros: prácticamente todos conocemos ya esta mala práctica, pero sigue repitiéndose y más de un amigo ha intentado solicitar más información (afortunadamente, sin consecuencias posteriores, ya que preguntaron a especialistas a tiempo). Ofrecen altas comisiones de servicio por solo ir al banco y hacer una transferencia. Como ya hemos contado en más de una ocasión, se trata del blanqueo de dinero negro que, una vez pasado por tus manos, desaparece, quedando solo tu rastro. Varias personas han sido detenidas y condenadas por participar en este delito. Así que por mucho dinero que te ofrezcan, no te arriesgues: la mayoría de las sucursales bancarias saben de esta operativa y tienen como protocolo el avisar a las autoridades para proceder a tu identificación y detención.

3. Atractivos trabajos en el extranjero: muchas ofertas pueden ser lícitas y verdaderas. Debes empezar a desconfiar en el momento en el que te solicitan el ingreso de un dinero por adelantado, típicamente para reservar hotel o casa o para pagar gastos de trámites necesarios para tu residencia o algo similar. Al igual que en el caso anterior, nadie debería solicitar ningún tipo de pago previo a la llegada al país y a la firma del contrato. Si te has encontrado con esta situación, no hagas el ingreso, porque en el momento en que lo realizas, el intermediario desaparece… y tu dinero, también.

4. Los puestazos internacionales que solo buscan tu información: cuando contestas interesado, te envían un larguísimo formulario donde te piden absolutamente todos tus datos…, incluyendo en muchas ocasiones datos financieros. En la mayoría de las ocasiones, este spam solo busca tu información para suplantar tu identidad, de forma que tras enviar debidamente cumplimentado el formulario, nadie más vuelve a contestar ni vía email ni por ningún otro medio de comunicación

5. Cursos de formación que te garantizan, a su término, un puesto de trabajo: lamentablemente, si no se garantiza en la misma empresa que imparte los cursos de formación, olvídate, porque es un gancho para que te gastes el dinero en el curso y, después, no habrá ningún puesto de trabajo.

Para evitar ser víctima de uno de estos fraudes, recomendamos tomar las siguientes precauciones si nos topamos con una de estas ofertas a través de Internet o nos llega vía correo electrónico o redes sociales:

  1. Haz una búsqueda previa en Internet para verificar que la compañía realmente existe. No te garantiza nada, que muchos crean incluso webs corporativas que simulan ser realmente quienes dicen ser. Pero no te ciñas solo a su dominio: busca referencias o comentarios de otros usuarios así como páginas oficiales en redes sociales para comprobar si realmente tienen actividad o no.
  2. Si existe la empresa, contacta con ellos vía correo electrónico, formulario o cualquier otro método preguntándoles si realmente existe dicha oferta de trabajo o no.
  3. Si la oferta de trabajo, llegue por la vía que llegue, está escrita en español o inglés pobre, mal redactado y descaradamente mal traducido, desconfía automáticamente.
  4. Es evidente, pero por si acaso: si te piden que hagas cualquier tipo de inversión por adelantado, por pequeña que sea, no lo hagas. Perderás el dinero y el trabajo nunca llegará.
  5. En el caso de que sea una oferta de trabajo internacional y de que te ofrezcan gestionarte el viaje o el permiso de residencia o de trabajo, desconfía muchísimo, porque lo siguiente será pedirte el dinero por adelantado.
  6. Contacta con la embajada correspondiente solicitando asesoramiento para los trámites necesarios así como la oferta recibida: si es un fraude, probablemente ellos tendrán más información que tú.
  7. Ante cualquier sospecha de fraude, denuncia. Tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil están a nuestra disposición para evitar ser víctimas de este tipo de fraudes.
  8. Mantente al día sobre novedades de seguridad informática para ayudarte a detectar otro tipo de fraudes novedosos que pudieran aparecer.
Buena suerte en tu búsqueda de trabajo, si estás en ello. Pero recuerda: nadie, absolutamente nadie, da algo por nada.

Fuente: blogs.protegerse.com
 
Arriba Pie