¿Los antivirus gratuitos son tan seguros como dicen?

Kbite

Aprender y compartir
Administrador
¿Los antivirus gratuitos son tan seguros como dicen?

Muchos usuarios se plantean si es suficiente instalar un antivirus gratuito o deben optar por un producto comercial si quieren estar seguros. En la mayoría de ocasiones, la respuesta varía en función del escenario y del perfil de usuario pero sí hay algúnas pautas comunes que nos pueden ayudar a elegir la mejor opción. En el siguiente artículo repasamos algúnas de ellas.

Sean gratis o de pago, consideramos que es un error sobrevalorar la protección que ofrece un paquete antivirus. La implicación y el sentido común resultan fundamentales a la hora de evitar la mayoría de amenazas actuales, más centradas en ganarse la confianza del usuario y que sea él mismo el que abra las puertas del sistema que de saltar unos motores de detección cada vez más precisos y rápidos.

Por otro lado, la decisión no debe tomarse únicamente teniendo en cuenta los resultados obtenidos en test de rendimiento y baterías de pruebas. Son una gran referencia y, en términos generales, su metodología es lo más objetiva posible pero la seguridad informática va mucho más allá de una tasa de detección. Así, aunque optemos por un antivirus gratuito conviene completarlo con una configuración correcta de las opciones de seguridad del sistema, un firewall y, si es necesario, algún complemento capaz de filtrar web peligrosas.

El valor añadido que ofrecen la mayoría de suites comerciales es la de reunir en un solo pack todo el software necesario para garantizar nuestra seguridad bajo una misma interfaz y con garantías de actualización constante. Los requisitos de hardware se han suavizado considerablemente y hace mucho tiempo que quedaron en el olvido aquellas soluciones que molestaban cada cinco minutos al usuario avisándolo de un nuevo peligro.

Otro aspecto fundamental y que rara vez tenemos en cuenta al valorar un producto comercial es el soporte técnico que incluye la licencia. No todos los usuarios tienen los conocimientos necesarios para resolver un problema de seguridad por su cuenta (y Google no siempre ofrece la mejor solución), así que la posibilidad de tener un equipo de expertos al otro lado del teléfono puede resultar muy interesante para determinados escenarios.

En este punto, es justo reconocer la progresiva mejora que han experimentado los productos gratuitos, que ofrecen a su comunidad de usuarios la posibilidad de disfrutar de un producto con algúnas limitaciones (o a cambio de ver publicidad integrada) que pueden ampliar a la versión completa pagando un precio realmente ajustado.

Así, resulta muy complicado responder a la pregunta que encabeza este artículo de manera categórica. La mayoría de antivirus gratuitos ofrecen un nivel de seguridad razonable para el usuario doméstico, pero hay que tener en cuenta que la protección activa solo resuelve una parte del problema. Es probable que un perfil de usuario avanzado sea capaz de instalar los complementos necesarios y realizar un mantenimiento periódico al equipo (eliminación de spyware, múltiples cuentas de usuario, permisos, etc) pero no conviene generalizar y, atendiendo a los datos, millones de PCs están infectados con malware. La confusión habitual de pensar que todos los productos de seguridad ofrecen el mismo nivel de protección es peligrosa.

Si echamos un vistazo a los productos comerciales veremos una ingente cantidad de soluciones disponibles y, evidentemente, no todos son iguales. A la hora de elegir, conviene optar por una solución que, además de contar con un potente motor de detección (algúnos como G Data utiliza dos simultáneamente), ofrezcan una estrategia de protección total, cuenten con un sistema de actualizaciones periódicas y no saturen nuestro sistema consumiendo más recursos de los necesarios.

Fuente: muycomputer.com
 
Arriba Pie