Qué hacer cuando el pendrive no es accesible a tu información

Kbite

Aprender y compartir
Administrador
Qué hacer cuando el pendrive no es accesible a tu información.

Por parecer interesante dejo el siguiente artículo visto en inteco.es:

Has estado trabajando durante la última semana en un trabajo de clase, estás ante el profesor y le entregas el pendrive que contiene el documento junto con la bibliografía y otras fuentes que has utilizado. Esperas que un gesto de admiración del profesor por tu intensa labor pero, en lugar de eso, el profesor te dice: “No soy capaz de acceder al dispositivo, por lo que no puedo evaluar tu trabajo”.

La información es parte imprescindible en nuestro día a día, aunque vivimos situaciones que nos hacen reflexionar si sabemos gestionarla de forma segura. El Observatorio de INTECO acaba de publicar la Guía sobre almacenamiento y borrado seguro de información, dirigida a usuarios y a empresas, de la que extraemos los aspectos fundamentales que todo usuario debe tener en cuenta para evitar estos sustos.

Te proponemos el siguiente ejercicio: reúne todos los dispositivos de almacenamiento que tienes (discos duros, CDs, pendrives, etc.) y analiza cuál de ellos son utilizables (es decir, no están obsoletos o dañados). De esta selección revisa qué datos contienen y cuál es su importancia. Parte de esta información no tendrá valor algúno, mientras que otra será más crucial, porque contiene información personal (fotos familiares, reservas de viajes, etc.) o relacionada con el trabajo o negocio (proyectos de clase, documentos de trabajo, datos de clientes, etc.). ¿Cómo deberíamos proceder a partir de ahora?

  1. Selecciona la información que es importante para ti y realiza copias de respaldo (o backups) de esa información.
  2. Almacena la información en dispositivos que funcionen perfectamente, separando los backups de las copias originales: por ejemplo, almacenando fotografías en un DVD y sus copias en un disco duro externo al equipo. Si se rayase el DVD, siempre podrías acudir al otro dispositivo. Revisa periódicamente estas copias.
  3. Si quieres acceder a dispositivos que no funcionan, acude a un experto informático para que intente recuperar los datos de estos dispositivos. Si así ocurre, vuelve a aplicar el paso anterior.
  4. En ocasiones la información que borras se puede recuperar. Si así te ha ocurrido revisa la papelera de reciclaje y la carpeta de archivos temporales para, en caso de encontrar el documento en cuestión, restaurarlo. En caso de no encontrarlo también puedes acudir a los expertos informáticos o intentarlo, usando una herramienta de recuperación.
  5. Desecha los dispositivos inservibles. Para evitar que otros con mayores conocimientos informáticos puedan acceder a esta información y recuperarla, es recomendable utilizar métodos como la trituración o incineración del dispositivo. Por ejemplo, introduciendo los CDs y DVDs en una destructora de papel o machacando un pendrive con un martillo. Si realizas esta tarea, no te olvides de reciclar convenientemente las piezas resultantes.
  6. Borra la información que ya no necesitas de los dispositivos. Como indica la guía, mandar un archivo a la papelera de reciclaje o realizar un formateo del dispositivo no elimina la información de forma definitiva. Para ello, es necesario realizar la sobre escritura, es decir, el método que reemplaza los datos anteriores por nuevos datos.
Fuente: inteco.es
 
Arriba Pie