Revivir un PC de sobremesa por 150 euros

Kbite

Aprender y compartir
Administrador
#1
Revivir un PC de sobremesa por 150 euros.

omplementando el buen número de guías que te hemos ido ofreciendo para montar equipos nuevos económicos por 200, 300 o 500 euros, o grandes estaciones de trabajo como Mac Pro alternativos, hoy nos hemos propuesto indagar en las formas de revivir un PC de sobremesa que tengamos arrinconado o de mejorar uno en uso que ya no dé para más.

Una guía básica inicial que servirá de punto de partida para especiales más completos, dedicados a cada una de las plataformas hardware existentes en el escritorio y que te iremos ofreciendo posteriormente.
Teniendo en cuenta nuestro presupuesto que hemos limitado a 150 euros, actuaremos en cuatro componentes: memoria, almacenamiento, procesador y gráfica. Por ello, intentaremos aprovechar chasis, fuente de alimentación, unidad óptica o cableado.

También la placa base, algo que no siempre será posible si se trata de modelos muy antiguos que no admitan los procesadores actuales o que simplemente no merezca la pena mantener porque como decíamos, el mercado ofrece posibilidades de montar un equipo completo en los entornos de los 200 euros.

Memoria RAM

Un componente esencial que garantiza aumento de rendimiento inmediato en cualquier equipo que actualicemos. Aunque hay algúnos sistemas (distribuciones Linux especializadas) que pueden funcionar con cantidades menores, actualmente, el mínimo admisible en un equipo informático de sobremesa lo situaríamos en 2 GB, recomendando los 4 GB como punto de equilibrio entre precio/rendimiento.

En cuanto a formato, el mínimo sería DDR2, descartando cualquier posible actualización si la placa de nuestro viejo equipo solo admite memorias DDR. A menor versión del estándar, los módulos serán mucho más caros y difíciles de encontrar. Incluso en el caso de memorias DDR2 deberíamos plantearnos el cambio de la placa base ya que también son caras y con mucho menos oferta que DDR3.

Si nuestra placa admite DDR3, perfecto. La última versión de la norma está muy barata especialmente en bajas frecuencias y en el mercado español se pueden encontrar en DDR3-1600 los 2 GB por 17 euros y los 4 GB a partir de 30 euros. Recomendar la instalación de módulos idénticos (frecuencia y también marca) para evitar cualquier incompatibilidad enre las memorias.

Almacenamiento

El gran cuello de botella de un equipo informático y que salvaremos utilizando una unidad de estado sólido para reeemplazar a nuestro viejo disco duro. Perderemos capacidad de almacenamiento pero es una pérdida asumible frente a los beneficios en rendimiento (y otros) que obtendremos de una SSD.

Además, siempre podríamos complementarla con un disco duro que utilizaríamos sólo para almacenamiento masivo, utilizando la SSD como unidad principal, de arranque, donde instalaríamos el sistema operativo y las aplicaciones.

Recomendable contar con una placa que nos proporcione SATA-III aunque no es obligatorio ya que el puerto SATA es retrocompatible, aún penalizando su rendimiento. Las placas base más antiguas con puertos IDE las descartaríamos automáticamente.

Una SSD de 120/128 GB sería lo ideal en capacidad/precio y nos costaría unos 60 euros. Si nos bastara con una capacidad de 60/64 Gbytes podríamos ahorrarnos algo de dinero para potenciar el resto de apartados. Desde 40 euros en España.

Microprocesador

Si las mejoras anteriores en los apartados de memoria y almacenamiento son prácticamente directas, la actualización del procesador es más peliaguda por la variedad de plataformas existentes basadas en Intel y AMD, y con diferentes sockets. Otro punto a valorar es la utilización de un modelo con gráfica integrada o no.

En plataforma Intel descartamos directamente el socket 2011 ya que sus precios quedan fuera de una actualización económica como la que buscamos. También descartaríamos la actualización de procesadores en placas con sockets 478 y 775 ya que será difícil encontrar procesadores en venta regular.

La actualización se limitaría por tanto a sockets 1155 (Sandy Brigde e Ivy Bridge) y 1150 (Haswell). El primero nos ofrece un Pentium G2030 con doble núcleo a 3 GHz y gráfica integrada por 45 euros o un Core i3-3240 también con gráfica Intel HD 2500 por 94 euros. Para socket 1150, lo más interesante lo encontramos en un Core i3-4130 Haswell, con doble núcleo a 3,4 GHz y una gráfica HD 4400. Los tres nos permite mantener el presupuesto dependiendo de la memoria y SSD que utilicemos.

Si nuestra placa es AMD, tendremos para actualizar placas con sockets FM1/2 o AM 1/3. Lo más interesante llega de FM2 ya que podremos usar potentes APUs con buenas gráficas y un precio contenido. En este grupo destacar el A8-6600K por 82 euros, un cuádruple núcleo con frecuencia máxima de 4,2 GHz y gráfica integrada Radeon HD 8570D que servirá plenamente a lo que buscamos.

En sockets AMx tendremos menos oferta donde elegir y además tendremos que instalar una gráfica adicional. Las posibilidades en AM3 van desde un Athlon II X2 de doble núcleo por 37 euros, mientras que el FX más barato supera los 70 euros, lo que no nos dejaría dinero para actualizar la gráfica.

Tarjeta Gráfica

En un presupuesto tan limitado de 150 euros como el que nos hemos propuesto, siempre va a ser mucho más interesante utilizar una gráfica integrada ya sea en placa o en el procesador, pero por si te vale algúna de las configuraciones anteriores, citamos algúnos modelos que pueden ajustarse a lo que queremos gastar. Siempre que contemos con interfaz PCI Express ya que si la placa solo tiene AGP o incluso inferior, descartaríamos directamente la actualización y optaríamos por el cambio de placa.

En NVIDIA, el precio nos limita a la instalación de una GeForce GT 610 que podemos encontrar desde 36 euros o las GT 630/640 de 60/70 euros dependiendo de los anteriores componentes elegidos. En AMD, lo más interesante sin pasarnos, lo tendríamos en una R5 230 por 40 euros, hasta la R7 250 por 70 euros.

Como hemos visto, es posible mejorar nuestro equipo o revivir uno antiguo con un presupuesto económico de no más de 150 euros, siempre valorando si podemos o nos merece la pena actualizarlo y teniendo en cuenta que hablamos de un equipo informático básico.

Además de la actualización del hardware, también podemos recuperar eficiencia y rendimiento con un mantenimiento software que deberíamos realizar de forma periódica como el que te proponíamos en artículos como la “limpieza de primavera”.

En cuanto al sistema operativo la oferta es variada (como hablábamos en el fin de XP) y desarrollos como Windows 7 o una distribución GNU/Linux como Ubuntu funcionarán bien con la configuración hardware indicada. Windows 7 si tienes ya licencia, porque su coste se saldría fuera del presupuesto propuesto, mientras que Ubuntu es gratuito además de libre.

Finalmente, recordar valorar antes de empezar las posibilidades de actualización del hardware y si nos merece la pena apostar por equipos nuevos completos por 200, 300 o 500 euros.

Fuente: muycomputer.com
 
Arriba Pie