Instalacion limpia de Windows 98

Como instalación limpia se entiende la instalación de un sistema operativo en este caso Windows 98, en un disco duro nuevo o completamente vacío (sin ningún dato en él).

Para la instalación necesitaremos el CD-ROM de Windows 98 y un disquete de arranque que cargue los controladores del CD_ROM, además tendremos que tener preparados los drivers de todos los componentes del ordenador, tarjeta de sonido, tarjeta de gráfica, tarjeta de red, módem, etc.
Si el disco duro es nuevo tendremos que entrar en la BIOS y hacer que detecte el nuevo disco.

Introduciremos el disquete de arranque en la disquetera y arrancaremos el equipo cerciorándonos de que arranca desde el disquete, sino es así abra que entrar en la BIOS y indicarle que primero arranque desde la disquetera unidad a:

Cuando en el equipo aparece el símbolo A: tenemos que ejecutar la orden fdisk, la cual nos preguntará si queremos utilizar soporte para discos grandes, después tenemos que crear la partición y activarla, una vez realizado este paso tendremos que reiniciar el equipo sin tocar el disquete de la disquetera, cuando el equipo arranca ejecutaremos la orden format c:/s y una vez que la orden ha finalizado accederemos al CD_ROM y ejecutaremos la orden instalar y ya estamos dentro del programa de instalación de Windows 98.

Únicamente tenemos que seguir los pasos que nos indique y responder a las preguntas que nos haga.