La caché de Google

La caché de Google es una especie de foto o instantánea a modo de back-up de una página Web, ésta queda almacenada en los servidores de Google durante un tiempo que desde luego no es eterno y menos mal.

Cada cierto tiempo, el robot de Google ‘Googlebot’ pasa por una Página Web y saca esa instantánea con los contenidos de ese momento, así cuando buscamos algo en Google tenemos a nuestra disposición la “caché” de las distintas páginas que allí aparecen además de la dirección real de la web.

Para tenerlo más claro observemos las siguientes imágenes, (fíjate que a la derecha de cada búsqueda hay unas flechas):
La caché de Google

 

Haz clic o simplemente ponte sobre ellas y verás la imagen de la caché de Google. Pincha ahora “En caché”.

Caché de Google

 

Ahí encontraremos la última visita que realizó Google a esa Página Web, por tanto tendremos una copia de hace unos días y puede que con distinto contenido al actual.

Caché de Google

 

Para webmaster:

Esto se puede evitar. Si no quieres que te guarde en su caché nada, incluye en los META los siguientes TAGs:

– <META HTTP-EQUIV=”CACHE-CONTROL” CONTENT=”NO-CACHE”>
– <META HTTP-EQUIV=”PRAGMA” CONTENT=”NO-CACHE”>

Nota:

La caché de Google es una herramienta extremadamente útil cuando estamos buscando algo y justamente el resultado que necesitamos corresponde a un sitio que está caído o da error.
Además, puede ocurrir que en esa página cacheada haya algún enlace a otra página de la misma web y por lo tanto tampoco la puedes ver porque está caída.

La solución sería copiar el enlace, buscarlo y acceder a la caché de nuevo. Sin embargo, también podemos utilizar Google Cache Continue Redux, un script de Greasemonkey que nos añade junto a cada enlace otro que apunta a la versión en el caché de la página enlazada. De esta forma, podremos navegar por el sitio caído tan sólo a base de las versiones que conserva Google.