Mejorar rendimiento en Windows

Uno de los problemas que suelen tener los sistemas Windows es la bajada de rendimiento progresiva de nuestro ordenador, debida generalmente a la corrupción del registro de Windows, y sobretodo al aumento de los del espacio en disco utilizado.

La baja de rendimiento de nuestro ordenador se traduce en un tiempo excesivo de inicio del sistema, aumento en el tiempo de apertura de programas, etc.

La solución

Todo se resume en dos tareas: desinstalar programas que ya no utilicemos,borrar temporales archivos antiguos que no necesitemos.

Para desintalar programas lo haremos a través de el Panel de Control de Windows.

Para borrar archivos utilizaremos el liberador de espacio en disco: Inicio->Todos los programas->accesorios-herramientas del sistema. Así podemos ahorrarnos varios cientos de megas en archivos temporales del sistema.

Para continuar con nuestros archivos personales, seguramente nos sorprendamos de lo tengamos escondido en nuestro PC; utilizaremos el programa JDisk Report (gratuito), el cual nos realiza un informe muy intuitivo con gráficos de las carpetas de nuestro disco duro que espacio ocupan.

¿Qué le ocurre a nuestro ordenador?

Conceptos básicos:

El Registro de Windows es una Base de Datos del sistema en la que se almacena todos los parámetros del sistema (hardware y software) que son útiles para su funcionamiento, en forma de Clave-valor.

Cada vez que instalamos un nuevo programa en Windows se añaden nuevas entradas en el Registro de Windows, lo que supone un aumento del tamaño del Registro de Windows, con un el aumento del tiempo de acceso que conlleva. Por eso es bueno desinstalar a través del Panel de Control (no sólo borrar) aquellos programas que no vayamos a utilizar a corto plazo.

Espacio libre = velocidad

Además de la entrada en el Registro de Windows el nuevo programa ocupa una porción de disco duro. Windows utiliza la memoria RAM para cargar los programas que vamos abriendo, pero también utiliza lo que se denomina memoria virtual que utiliza espacio libre del disco duro, de esto se deduce que si no tenemos mucho espacio libre en nuestro disco duro, el sistema en general irá lento.

Normalmente, para que un sistema operativo Windows XP vaya ligero debe tener más de 1 Giga libre en el disco duro, y si son varios Gigas mejor.

El arranque del sistema:

Durante el arranque del sistema se cargan los controladores de hardware, el núcleo del sistema operativo (Windows), los servicios (demonios) y programas residentes en memoria.

Ya que no podemos prescindir de controladores y el sistema operativo, deberíamos parar aquellos servicios que no utilicemos (Panel de control->Herramientas Administrativas-> Servicios), ojo!, sólo aquellos que no nos sean útiles ni para nosotros ni para el sistema.

En cuanto a los programas residentes en memoria, lo mejor es directamente desinstalar a través de panel de control programas que no utilicemos, aunque también podemos utilizar el progra msconfig (Inicio->Ejecutar… “msconfig”) mediante el que podemos controlar aquellos programas que se cargan en el inicio, además de otros aspectos, ojo! cuidado con lo que toquemos aquí ya que podemos meter la pata.