El monitor

En el monitor o pantalla podemos observar el porcentaje de utilización del CPU (Unidad de Procesamiento Central), numero de discos duros, unidades de CD y unidades de discos flexibles, así como observar los procesos que se están ejecutando y los archivos a los que se puede tener acceso.
El monitor es el dispositivo de salida que nos deja ver los gráficos y los textos de la pantalla.
Las características más importantes del monitor o pantalla del ordenador son:

Tamaño del monitor en pulgadas, desde 15,17,19,21,etc..
La calidad de la imagen del monitor vendrá dada por el dot pitch, o distancia entre puntos colindantes del monitor

Cuanto menor la distancia, mejor resolución y calidad de imágenes y por lo tanto mejor calidad del monitor.

Los puntos de resolución o píxeles del monitor son la cantidad mínima de imagen mostrada en el monitor. Está compuesto por los puntos de color rojo, verde y azul (Monitores RGB). Cuanto mayor sea la cantidad de píxeles, mayor será la resolución de la pantalla o monitor.

La tasa de refresco del monitor es la frecuencia con la que el haz de electrones barre la pantalla, con lo que cuanto mayor sea la frecuencia, menor será el parpadeo de las imágenes del monitor.

Los monitores de buena calidad barren la pantalla alrededor de 70 veces por segundo.

Cuando evaluamos las características de un monitor hay que tener en cuenta lo siguiente:
1- Tasa de radiación que emite el monitor.
2- Colores representables en pantalla
3- Tipo de tarjeta gráfica empleada
4- Tipo de Buses
5- Memoria de las tarjetas, etc..

Aunque todas estas características del monitor son importantes, también hay que tener en cuenta la tarjeta gráfica utilizada por la computadora. La tarjeta gráfica es al fin y al cabo, la encargada de traducir en imágenes las instrucciones obtenidas del procesador.
Lo mismo ocurre con la tarjeta de vídeo, donde la calidad de la imagen no depende solo del monitor, sino que también depende de la tarjeta y la memoria de vídeo.

Los pixeles son el Tamaño de la imagen y la resolución el tamaño del monitor no influye en la resolución pero siempre es mejor a mayor tamaño mayor resolución

Tipo de pantalla
En los CRT existen distintos tipos de tubos. Los de gama media y alta tienen la pantalla totalmente plana; en los demás existe una ligera curvatura que inevitablemente deforma la imagen. Uno se acostumbra rápidamente a dicha curvatura, pero merece la pena optar por la pantalla plana. Los tubos Trinitron y análogos ofrecen un alto nivel de brillo y una gran calidad en general, aunque su precio es algo mayor.
En los monitores de cristal líquido (LCD) la pantalla es siempre totalmente plana y ofrece una imagen sin ninguna deformación.
Los de matriz activa (TFT) tienen algunas ventajas sobre los de matriz pasiva (DSTN): el ángulo de visión es mucho mayor y el brillo de la pantalla más alto, lo que implica mejor visibilidad en habitaciones muy iluminadas. El ángulo de visión, que en estos monitores es mejor de frente que de lado, también es mayor en las TFT pudiendo alcanzar hasta 160º (el máximo es 180º). La calidad de los TFT es muy superior a los CRT; los monitores TFT son mucho menos dañinos para la vista y además conllevan un menor peso y espacio ocupado.

Tamaño de la pantalla
El tamaño de la pantalla se mide en pulgadas (una pulgada son aproximadamente 2,5 centímetros) y corresponde a la medida en diagonal de la pantalla. Hay que tener en cuenta que en los TFT corresponde al tamaño visible de la pantalla, en cambio, en los CRT se indica el tamaño total, pero una parte no es utilizable al encontrarse oculta por la carcasa. Un CRT de 17″ tiene por norma general una zona visible de algo menos de 16.
El mínimo exigible es de 15 pulgadas; de hecho, es el más utilizado por el usuario medio, para ofimática, multimedia y juegos puede ser suficiente; pero si el presupuesto lo permite, se recomienda adquirir al menos un monitor de 17 pulgadas.

Resolución
La resolución máxima es el número de pixeles que la tarjeta gráfica muestra en pantalla, expresada en cantidad horizontal por vertical. Los estándares son: 800×600, 1024×768.
El tamaño en píxeles del escritorio, o resolución, y el número de pulgadas de la pantalla no son estrictamente equivalentes. A igual tamaño de pantalla, los monitores de más calidad pueden mostrar un escritorio con más resolución.
Los TFT suelen trabajar con una resolución fija. Es posible bajarla pero eso reduce la calidad de la imagen. Los CRT, en cambio, permiten variar a voluntad la resolución del escritorio.

El refresco
Es el número de veces que se renueva la imagen en un segundo y se mide en hertzios (Hz). Los TFT, por su tecnología, ofrecen una calidad óptima con un refresco bajo, pero en los CRT es fundamental cerciorarse de que el refresco es el mínimo recomendable.
A 65Hz el parpadeo es claramente visible y puede provocar algún que otro dolor de cabeza. A partir de 75Hz es prácticamente imperceptible y cuanto más alto sea más nos lo agradecerán nuestros ojos.
En el caso de los CRT, es importante comprobar que el monitor elegido puede trabajar a la resolución que deseamos con una frecuencia de al menos 75Hz. Los fabricantes suelen indicar la resolución máxima (que habitualmente implica 65Hz), por eso es mejor fijarse en la resolución recomendada, pues es la que ofrece verdadera calidad.

Tamaño de punto

Otra medida de la calidad es el llamado “dot pitch”, que es la distancia entre dos píxeles medida en milímetros. A menores valores, se visualizan más cosas en el mismo espacio, o se ven con más detalle.
El Dot Pitch oscila entre 0,24 y 0,28. Los monitores de gama alta son los que menores valores ofrecen.

Otros aspectos
Consumo, calor y radiaciones. Los monitores CRT consumen más y producen más calor, y esto se acentúa con los modelos más grandes; en los TFT, su diferente tecnología reduce al mínimo este problema.
Otros detalles. El menú en pantalla para ajustar el monitor (llamado OSD, On Screen Display) se ha convertido ya en un estándar. Algunos monitores incorporan altavoces, lo cual puede ser una opción para ahorrar espacio y cables.