Meteorito no acabó con dinosaurios

Científicos pueden haber echado por tierra la reconocida teoría sobre el impacto de un enorme meteorito que causó la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años. Nuevos datos señalan que el cráter Chicxulub en México, supuestamente creado por el impacto, antecede a la extinción de los reptiles por unos 300.000 años.

Los autores del estudio afirman que dicho impacto no eliminó estas criaturas, sino que dos o más colisiones pudieron haber sido las responsables.

Un grupo internacional de científicos encabezado por Gerta Keller, de la Universidad de Princeton en Estados Unidos, examinaron muestras contiguas de roca excavada del centro del cráter Chicxulub en la península de Yucatán.

Analizaron la roca utilizando cinco indicadores de antigüedad, incluyendo fósiles de plancton y patrones en las inversiones del campo magnético de la Tierra.

Los resultados señalan que el cráter de 180 kilómetros de diámetro se formó 300.000 años antes de que los dinosaurios desaparecieran de la faz de la Tierra.

En varios sitios alrededor del mundo, depósitos de arcilla separan las rocas depositadas entre los períodos cretáceo y terciario, lo que se conoce como el límite K-T.

Este límite demarca la época en la que los dinosaurios se extinguieron y fue relacionado por primera vez al cráter Chicxulub en 1991.

Los investigadores sostienen que sus descubrimientos prueban que el sólo impacto de Chicxulub no fue el gatillo que desató la extinción de las gigantescas bestias.

Keller cree que hubo un enfriamiento del clima global poco después de un período de invernadero que ejerció demasiada presión sobre los dinosaurios.

El calentamiento pudo haber sido efecto de una erupción volcánica en la India que lanzó dióxido de carbono a la atmósfera.

El impacto que formó el cráter Chicxulub ocurrió durante este período de calentamiento pero, aunque sus efectos fueron severos, no causó la desaparición de los dinosaurios.

El equipo de investigadores piensa que un segundo impacto, 300.000 años después, acabó finalmente con una debilitada población de dinosaurios.

Otros investigadores, sin embargo, no están de acuerdo y dicen estar a punto de publicar un trabajo sobre las mismas muestras de roca que contradicen las conclusiones recientes.

La interrogante de qué fue lo que acabó con los dinosaurios a generado un intenso debate desde hace una década que, sin duda, no terminará de discutirse.