Categorías
Trucos Windows 8

Optimizar SSD en Windows 8

En este artículo os ofrecemos algunos consejos para optimizar nuestro disco SSD en Windows 8.

Así  cualquier aplicación que ejecutéis pueda aprovechar al máximo el rendimiento que ofrecen los discos SSD respecto a los discos duros tradicionales.

Para optimizar SSD deberemos tener en cuenta los siguientes puntos:

1. El disco SSD actualizado

Normalmente todos los fabricantes de unidades SSD , suelen lanzar actualizaciones periódicas para sus equipos con el objetivo de mejorar pequeños errores y optimizar el rendimiento. Por ello, es fundamental revisar que tenemos actualizado tanto la controladora como los drivers de la placa base de nuestro PC.

2.- Verificar que TRIM esta en modo automático

Windows 8 incorpora soporte nativo de TRIM, un sistema que indica al sistema operativo que bloques de datos no están en uso para que pueda eliminarlos. Si no está activo, los bloques se marcarán como no usados pero no se eliminarán, ralentizando el rendimiento del SSD a medio y largo plazo.

Para verificar que tenemos el TRIM activado teclea el siguiente comando en la consola de administración:
fsutil behavior query disabledeletenotify

Si nos devuelve el valor 0, es que tenemos el TRIM correctamente activado. En caso contrario, teclea el siguiente comando para solucionarlo:
fsutil behavior set disabledeletenotify 0

3.- No desfragmentes el disco

Las unidades SSD no necesitan desfragmentación. De hecho, si lo hacemos automáticamente llevaremos a cabo procesos de escritura innecesarios que reducen la vida útil del disco. Ten en cuenta que cuantas más operaciones de escritura se haga en el SSD, más acortamos su vida útil.

4.- Desactiva la función Superfech y la indización de archivos

La función Superfech , es una tecnología de administración del almacenamiento que ayuda a acceder de forma más rápida a los datos contenidos en los discos duros tradicionales. Para hacerlo, Windows precarga los programas que  sueles abrir con mayor frecuencia, y los mantiene precargados en la memoria del equipo antes de que los ejecutes, para que cuando vayas a hacerlo se ejecuten de forma más rápida. Sin embargo, en los SSD este servicio resulta innecesario pues estos dispositivos ya cuentan con una velocidad mucho mayor a la que podríamos conseguir de esa manera.

Algo parecido ocurre con la indización de Windows, que acelera las búsquedas y el funcionamiento del Explorador de Windows.

Para ello, utiliza la combinación de teclas Windows + W, teclea servicios y, en ver servicios locales, marca Superfech y Windows Search como Deshabilitado.

5.- Modifica la configuración de energía de tu equipo

Por defecto, Windows 8 apaga las unidades de almacenamiento cuando no se están usando. Como los SSD no tienen partes móviles, esta función carece de sentido así que es recomendable acceder a Opciones de energía y, en Disco Duro, modificar la configuración de Apagar disco duro tras a 0 minutos. Repite el proceso para cada plan de energía que tengas activo.

Con estos consejos hemos optimizado nuestro disco SSD y ya deberías notar una mejora de rendimiento. Aunque acciones como desactivar la opción Restaurar sistema o eliminar el archivo de paginación pueden mejorar todavía más el rendimiento, desde nuestro punto de vista no merecen la pena para un perfil de usuario medio.