Problemas de estabilidad en Windows Vista

Si tu PC se cuelga a menudo o aparecen continuos mensajes de error, la situación puede volverse muy incómoda, pero por suerte Windows Vista dispone de herramientas que nos ayuda a encontrar la causa que originan los cuelgues o errores.

Accede a panel de control-> Informes de problemas y soluciones y Windows consultara a través de Internet si existe algún remedio para los fallos detectados. Para averiguar más datos, haz clic en los enlaces de soluciones y problemas relacionados.

Si Windows no descubre nada, siempre puedes encargarte tu mismo del trabajo de investigación.

Escribe perfmon en la búsqueda de inicio y haz clic en perfmon.exe para que abra el monitor de confiabilidad y rendimiento.

Luego elige monitor de confiabilidad en herramienta de supervisor y verás un gráfico de estabilidad del sistema que visualiza lo bien o mal que el PC ha ido funcionando con el tiempo.

Al examinar este gráfico tal vez descubras que la estabilidad ha ido bajando progresivamente, pero serás capaz de identificar cuando empezó a producirse este declive.

Dado que el gráfico también queda registrados software que se añade al equipo, cabe la posibilidad de que pueda relacionar dichos problemas con la instalación de algún paquete.

A partir de ahí sólo queda actualizar o desinstalar el programa en cuestión y es muy probable que con eso ponga fin a los conflictos.

Vuelta atras
Si Windows no logra encontrar información para remediar los constantes cuelgues, es aconsejable tratar de averiguar las causas que produce este comportamiento errático.

Por ejemplo, la falta de recursos puede provocar todo tipo de fallos. Si tu PC tiene poca ram (1GB o menos), lo mejor será ampliarla, ya que ahora esta barata y herramientas como Crucial Memory Advisor (www.crucial.com) se encargarán de indicarte el tipo adecuado.

Del mismo modo, se tiene menos de 4GB de espacio libre en el disco duro, tal vez se produzcan problemas de estabilidad. Desinstala programas que no utilices y abre Liberador de espacio en disco para recuperar un poco de capacidad. También puedes plantearte la compra de un segundo disco preferiblemente rápido.