Thrustmaster Wii

A las compañías desarrolladoras de periféricos y complementos les falta tiempo para poner a la venta un sinfín de productos al poco del lanzamiento de una consola, descuidando a menudo la calidad. Thrustmaster, sin embargo, ha lanzado una serie de accesorios para Wii que, además de prácticos, tienen un diseño cuidado y sólido.

T-Charge Bajo unos crípticos nombres, la compañía Thrustmaster lanza la que es su primera serie de accesorios para la nueva consola de sobremesa de Nintendo. Uno de los principales dolores de cabeza con los que se encontraron los desarrolladores de Nintendo en su nueva plataforma tras su puesta a la venta para el gran público fue la proliferación de lo que se conoció como mandos voladores. Uno de los problemas era la fragilidad de la correa del wiimote. El otro que, dado el acabado tipo cerámica del mando, cuando el jugador comienza a sudar tras un tiempo de sostenerlo en la mano y usarlo, el agarre disminuye incrementándose las posibilidades de que el mando salga despedido. Así pues, uno de los primeros accesorios puestos a la venta por las distintas compañías para la recién llegada de Nintendo fueron unas fundas de silicona para el wiimote y el nunchaku.

Ahora le ha llegado el turno a Thrustmaster, que pone a la venta un total de cuatro kits distintos que incluyen todos ellos un juego de protectores para cada uno de los mandos.

T-Protect NW (Precio recomendado 9,99€)
T-Charge Son las fundas a pelo, sin nada más. Se trata de un set de dos fundas, una para el wiimote y otra para el nunchuk, disponibles en blanco y en negro. Las fundas son de silicona, con un grosor de 2mm y un acabado minimalista, adaptándose a la perfección a los mandos y permitiendo un perfecto acceso a los botones.

T-Charge Una de las principales características de estos protectores es la poca superficie que cubren del mando comparado con otros que ya están en el mercado. En el caso del wiimote, excepto un par de tiras transversales en los laterales del mando, dos tiras horizontales y delgadísimas en la parte frontal y otras dos en la parte trasera, la funda no cubre más superficie, siendo desde luego más que suficiente, ya que en caso de caída la absorción del impacto es excelente dado el grosor del protector, también extraordinaramiente grueso comparado con otros. Sin embargo, tal vez la protección del nunchuck no está tan bien conseguida, pues pese a que el cuerpo del control está tan bien protegido como en el caso del wiimote, al tener piezas protuberantes como el botón direccional analógico o el botón z, es bastante más difícil de proteger.
Sin duda esta funda es todo un acierto con el que no cuentan las de otras compañías, mayormente por la comodidad y accesibilidad a los botones que proporciona este sistema, cubriendo estratégicamente puntos “vulnerables” a las caídas en pos de una mayor ergonomía.

Por otro lado las junturas laterales de ambos mandos quedan completamente cubiertas, con lo que la entrada de suciedad va a ser nula.

En el caso del wiimote, pese a no poder hacer el reemplazo de las baterías sin retirar al menos parte del protector, éste se realiza de forma cómoda y rápida.

T-Charge En cuanto a la comodidad a la hora de jugar, aquellos que tengan un cierto “bagaje” con su Wii al principio se encontrarán un poco raros jugando con las protecciones, en parte por el grosor, en parte por el tacto rugoso de la silicona, pero no es nada a lo que tras un breve período de tiempo uno no se acostumbre. Por otro lado, se evita así la sensación de estar sujetando un bloque viscoso tras una intensa sesión de juegos como por ejemplo Wii Play o Wii Sports gracias al material poroso.

T-Care NW (Precio recomendado 14,99€)
T-ChargeEl segundo producto que comentamos se trata del T-Care NW, un pack que además de incluir dos protectores de color blanco adjunta un soporte para los mandos. Por su peculiar diseño, los mandos de Wii no quedan demasiado recogidos al lado de la consola y por ello es ideal un soporte como el que ofrece Thrustmaster, en el cual queda perfectamente replegado el cable de conexión del nunchuk. El diseño es de corte simplista, por lo que no desentona al lado de la consola. Los laterales del soporte son de color negro y el resto es del blanco esmaltado de Wii.

T-Charge El wiimote se coloca de pie en un hueco en la parte frontal del soporte, del que sobresalen dos protuberancias con las que encaja el mando. El nunchuck se coloca en la parte trasera, que consta fundamentalmente de una cavidad en la que colocamos el cable enrollado y el mando. Esta cavidad tiene una tapita que puede permanecer cerrada para que no entre polvo.

El único punto en contra es que la correa del wiimote no queda resguardada en ningún lado, por lo que desentona un poco en el conjunto; pero a parte de este apunte meramente estético, contamos con un práctico y funcional porta-mandos para Wii.

T-Charge NW (Precio recomendado 24,99€)
La tercera opción es el T-Charge NW, un pack que además de las fundas de color negro incluye un soporte con cargador USB y cuatro pilas recargables (Ni-MH de 1600mah), la opción ideal para un non-stop game.

T-Charge El diseño es enteramente en color negro lacado e idéntico al del T-Care NW, excepto por el compartimiento donde se colocan las pilas, que se deja al descubierto tan solo pulsando un botón, y un cable USB que sale de la parte trasera. Este cargador, pues, puede conectarse a la consola mientras se juega y así, a medida que se van gastando las dos pilas que ya hemos cargado, el otro par se va cargando (menos de 5 horas para una carga completa).

El principal problema del cargador es que solamente funciona cuando la consola está encendida. Pese a eso se puede conectar a cualquier fuente de energía con salida USB, como por ejemplo un PC.

T-Charge Por último, está el completísimo T-Charge + NW (precio recomendado 34,99€), que no es más que un T-Care y un T- Charge en un práctico set, para aquellos usuarios que dispongan de dos juegos de mandos.

Conclusión
T-ChargeSin duda alguna, la gran variedad de kits de Thrustmaster se ajusta a las necesidades de cada usuario a un precio económico, lo que lo convierten en una muy atractiva opción para proteger tus mandos de golpes y tenerlos bien colocaditos al final de la partida. Además, con el T-Charge, siempre podrás contar con un par de pilas de repuesto.

Enviado por: Silvia.